Category

Reto 10

10 veces mas

Dios nos ha llamado a ser parte de una generación que es diferente. Como hemos visto en el transcurso de cada, semana Daniel fue 10 veces más en todas las áreas de su vida porque tenía hábitos diferentes en su vida. Me llama la atención que siempre que Daniel quería recibir una respuesta clara de Dios, siempre que el quería recibir dirección divina de parte del Señor, hacía una cosa: ayunaba.

En la primer ocasión fue un ayuno de todo lo que podía contaminarlo. ¿Qué estaba buscando Daniel con ese ayuno? Un respaldo claro de Dios porque vivían en medio de una generación pagana. Fue por eso que Daniel y sus tres amigos le dijeron al jefe de los eunucos: “Te ruego que hagas la prueba con tus siervos por diez días, y nos den legumbres a comer, y agua a beber”. El resultado de este ayuno fue: “Y al cabo de los diez días pareció el rostro de ellos mejor y más robusto que el de los otros muchachos que comían de la porción de la comida del rey”. Daniel no solo obtuvo el favor de Dios a través de ese ayuno, sino que también obtuvo el favor del jefe de los eunucos y del propio Rey. ¡El ayuno con la motivación correcta es poderoso! Cuántas veces nos encontramos en medio de personas, profesores y ambientes que constantemente confrontan nuestra fe, nuestros principios y nuestro amor por Jesús. Daniel y sus amigos obtuvieron la respuesta que necesitaban y el favor necesario por medio de un ayuno. La segunda vez que vemos en la palabra que Daniel tomó unos días para ayunar es en el capítulo 10 de Daniel:

10 veces mas Fiel

Daniel capítulo 6 nos revela varias verdades que siempre caracterizaron la vida de Daniel. Ya no encontramos a Daniel como un joven de 16 años que había sido llevado cautivo al reino de Babilonia, ahora lo encontramos como un hombre que sus canas hablan de su recorrido, de su jornada en esta tierra. El versículo 3 nos muestra que Daniel había obtenido el favor delante del rey, “Pero Daniel mismo era superior a estos sátrapas y gobernadores, porque había en él un espíritu superior; y el rey pensó en ponerlo sobre todo el reino.” El enemigo siempre buscará una manera de detener a aquel que Dios a levantado, miremos lo que dice el versículo 4, “Entonces los gobernadores y sátrapas buscaban ocasión para acusar a Daniel en lo relacionado al reino; mas no podían hallar ocasión alguna o falta, porque él era fiel, y ningún vicio ni falta fue hallado en él.”

10 veces mas conquistadores

Daniel fue luz en cuatro diferentes reinos de babilonia, el sirvió 4 diferentes reyes: Nabucodonosor, Belsasar, Darío y Ciro. Ninguno de ellos eran del pueblo judío, al contrario, habían hecho su misión conquistar y dejar completamente cautivo a este pueblo. Hace poco jugué un partido de ajedrez con mi esposo (el es pensador) los pensadores son muy bueno en este juego ya que piensan cada jugada muy bien. Yo necesito se un poco más pensadora porque cuando pensaba que había hecho la jugada que me daría el partido llegaba mi esposo con 3 jugadas mucho mejores. Cuando pienso en lo que Dios estaba haciendo en ese tiempo por medio de Daniel, veo a Dios como aquel que tiene el control de lo que sucederá y que simplemente está moviendo a su ficha estrella (Daniel) para conquistar y, efectivamente, cumplir su voluntad. Daniel fue un conquistador. Siempre estuvo en el lugar correcto, a la hora correcta y siendo influencia en un reino impío. Pienso que la mayor batalla que el ser humano enfrenta es la de conquistar su propia vida. El mayor enemigo que nos impide rendirnos, entregarnos u ofrendar totalmente es nuestro propio orgullo y ego. El Pastor César, en su libro Victoria Por La Sangre, nos enseña cómo Jesús en Mateo 4 pudo obtener la victoria al no rendirse ante las trampas del enemigo. El enemigo vino con toda su fuerza para conquistar su vida, y para hacer esto atacó las tres áreas más importantes del ser humano: mente, emoción y voluntad. El enemigo tuvo tres intentos, o tres rounds, para conquistar la vida de Jesús, pero fracasó.

10 veces mas libres

El libro de Daniel capítulo dos empieza con un decreto de muerte. “Y se publicó el edicto de que los sabios fueran llevados a la muerte; y buscaron a Daniel y a sus compañeros para matarlos.” Si recuerdan Daniel y sus amigos hacían parte de este grupo de sabios. Este decreto de muerte era para acabar con sus vidas. Siempre que hay un gran llamado, hay una gran batalla. Si recordamos cuando nació Moisés el infierno rugió y uso al faraón para matar a todos los niños varones hebreos. ¿Por qué? Porque el enemigo vive para destruir y matar aquellos que son llamados. Cuando Jesús nació, el diablo usó al Rey Herodes para intentar matar a aquel que le aplastaría la cabeza. Daniel nació con el llamado de ser luz en medio de una cultura y generación de tinieblas, una vez más el enemigo se levantó con un decreto de muerte, con la misión de matar a Daniel y a su llamado. Pienso que en este último tiempo el enemigo se ha levantado como nunca antes para matar a aquellos que han sido llamados y escogidos, porque sabe que le queda poco tiempo. Así como Daniel y sus amigos, estamos entre los “sabios” que Satanás quiere destruir. En el libro de Ester encontramos una historia similar, cuando el pueblo judío se enfrente ante un decreto de muerte. Es interesante que en ambos casos, Daniel y Ester, tuvieron que hacer una misma cosa: Clamar por misericordia!